lunes, febrero 26, 2024
Home > América del Norte > López Obrador, el señuelo del embargo a Cuba y la ola migratoria

López Obrador, el señuelo del embargo a Cuba y la ola migratoria

López Obrador, el señuelo del embargo a Cuba y la ola migratoria

Pese a los millonarios fondos destinados para el Triángulo del Norte para detener la inmigración y los programas para la migración legal, miles siguen llegando a diario a la frontera

“Descabellada y poco realista” son los calificativos que a criterio de los analistas Frank Rodríguez, republicano e Isadora Velázquez, demócrata, amerita la propuesta del presidente de México Andrés Manuel López Obrador respecto a la crisis migratoria que enfrenta Estados Unidos.

López Obrador ha dicho que condiciona su colaboración para hallarle solución al caos que se vive en la frontera entre EEUU y México a que Washington destine 20.000 millones de dólares a países de Latinoamérica y suspenda el embargo comercial al régimen de La Habana, también, que otorgue el estatus legal a 10 millones de inmigrantes que han entrado al país de forma irregular.

Más de 8 millones de encuentros de migrantes registran las estadísticas de la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP, por sus siglas en inglés) desde la llegada del presidente Joe Biden a la Casa Blanca en enero de 2021, una cifra sin precedentes que crea desestabilización en grandes ciudades como Nueva York y Chicago por falta de albergues y la carga presupuestaria que implica para los contribuyentes. Una crisis que los republicanos apuntan directamente como responsables a la política de Biden y del secretario de Seguridad Nacional Alejandro Mayorkas, este último investigado por el Congreso “por incumplir con las leyes del país”.

A solo meses de las elecciones presidenciales en las que Biden se postula para la reelección, el mandatario está buscando cómo frenar la inmigración, uno de los principales temas de campaña electoral. Está pidiendo más apoyo a México debido a las fracasadas medidas de la Casa Blanca que solo han dado como resultado caídas temporales de las cifras de migrantes en la frontera.

A finales de diciembre Biden envió una delegación a México encabezada por el secretario de Seguridad Nacional, Alejandro Mayorkas; el secretario de Estado, Antony Blinken; y la asesora presidencial de Seguridad Nacional, Elizabeth Sherwood-Randall. No hubo promesas concretas de esas conversaciones, solo que se reunirían nuevamente a finales de enero y la apertura de los puestos fronterizos que estaban cerrados debido a la ola migratoria.

Pero López Obrador sí presentó su “lista” de peticiones. Se trata de un plan en el que Estados Unidos debería destinar 20.000 millones de dólares en países de América Latina y el Caribe, suspender el embargo a Cuba, eliminar todas las sanciones al régimen chavista de Venezuela y otorgar estatus legal “a cuando menos 10 millones de hispanos que viven en Estados Unidos”.

“Abandonar esos temores de que el terrorismo. ¿Qué peligro puede significar para Estados Unidos, Cuba o cualquier otro país? ¿Y cómo se sacrifica un pueblo por intereses políticos e ideológicos? ¿Qué, no puede haber diálogo? ¿Qué, no puede haber entendimiento? ¿Qué, no puede haber una relación de respeto?”, dijo López Obrador, que resalta defensor de las dictaduras de Cuba y Venezuela.

Para López Obrador es un “asunto humanitario”, y a su juicio hay que destinar “bastantes recursos” para atender el tema, la cuestión migratoria, y lo vamos a seguir haciendo. Y se van buscando opciones y siempre entendiendo las causas, por qué la gente abandona sus pueblos, y también buscando estas salidas de fondo”, manifestó.

“EEUU no necesita a México”

El analista republicano Frank Rodríguez, sostiene que Estados Unidos puede resolver el problema migratorio sin la ayuda de México, solamente aplicando la ley. A su juicio, hace falta voluntad política para aplicar las leyes existentes.

“Esto es un relajo, las personas llegan (a la frontera) y dicen que quieren asilo político cuando no califican, es absurdo. Si hubiese un presidente que exigiera que en la frontera no se dejase pasar a nadie hasta que se esté bien seguros de que es un perseguido, se eliminaría el problema. Estados Unidos no necesita la ayuda de México. Al aplicar las leyes, se correrá la voz de que no están dejando entrar a nadie y la gente se regresaría o nunca emprenderían el viaje”.

La analista demócrata, Isadora Velásquez, estima que la propuesta del presidente de México puede tener las mejores intenciones, pero no se ajusta a la realidad, “bajo el clima político que vivimos hoy en día, es una propuesta poco realista, es una reforma migratoria que se ha estado tratando de discutir anteriormente y no ha tenido éxito”.

Los 20.000 millones

“Los regímenes comunistas tiránicos no pueden recibir dinero, tendrían que ser a países electos democráticamente con los cuales Estados Unidos tenga buenas relaciones, ahora hasta Honduras y Colombia tienen gobiernos izquierdistas, Venezuela y Nicaragua son regímenes de izquierda y dictatoriales. Por otro lado, la cantidad de dinero de la que habla López Obrador es descomunal como que a Estados Unidos le sobrara dinero cuando es lo contrario, es un país deudor que está pidiendo préstamos”, afirmó Rodríguez.

A juicio de Velásquez, el plan que propone López Obrador es un “poco ambicioso”, sí creo que los 20.000 millones para países de América Latina y el Caribe es algo que originalmente trató de implementar la vicepresidenta, pero no se dio mucha discusión. Cree que “lo único que podría tener éxito es el otorgar fondos, pero se necesita una supervisión para que tenga el resultado que se busca”.

Estados Unidos ha destinado 4.200 millones de dólares a los países del Triángulo del Norte (Honduras, El Salvador y Guatemala) desde 2021 para detener la inmigración. Además, impulsa distintos programas de “migración legal” para que las personas “no tengan que pagar a contrabandistas” como el ‘Parole humanitario’, ‘Reunificación Familiar’, ‘Movilidad Segura’, la aplicación CBP-One que atiende a 1.500 personas por día que buscan asilo en la frontera.

Miles de personas han logrado entrar a través de los programas de Biden sin el mayor escrutinio. 317.000 inmigrantes han arribado a través del Parole humanitario en un período de 1 año. Movilidad Segura ha aprobado más de 9.000 casos en menos de 1 año a través de las oficinas en Costa Rica, Guatemala, Colombia y Ecuador, según datos oficiales.

Pero la política en materia migratoria de Biden ha sido infructuosa, miles de personas llegan a diario a la frontera pese a los millonarios fondos destinados y los programas migratorios.

Carga millonaria

A lo anterior se suma la ayuda que reciben miles de inmigrantes que están arribando a las ciudades de Estados Unidos tras recibir el beneficio de libertad condicional en la frontera, lo que representa un alto costo para los contribuyentes, que asciende a un gasto anual de 451.000 millones de dólares, según un informe del Comité de Seguridad Nacional de la Cámara de Representantes presentado en noviembre.

La Federación por la Reforma de Inmigración (FAIR), asegura que la carga que recae sobre los contribuyentes es cada vez mayor y esto para ayudar a extranjeros irregulares. Asegura que las políticas de Biden recompensan a los “infractores de la ley”. Los migrantes reciben hospedaje, comida, salud y educación para sus hijos.

“En qué cabeza cabe que la gente vaya a dejar de venir con esos programas. Una de las cosas que inventó Biden es que la gente desde su computadora puede hacer los trámites para venir legalmente, conozco un caso que vino en 7 días, y así sucede con los cubanos, venezolanos y haitianos. La solución que da es que venga más gente al país legalmente, que se procesen los casos más rápido, que los liberen en la frontera (centros de detención) lo más rápido posible, pero cerrar la puerta no. ¿A quién se le ocurre eso?”, cuestionó el analista Rodríguez.

Dar amnistía a los 10 millones de inmigrantes que propone el gobernante mexicano, es para Rodríguez el imán para seguir atrayendo la migración. “Cuando se dan cuenta que tarde o temprano les van a perdonar por haber entrado ilegalmente eso incentiva más la inmigración y da el mensaje de que pueden venir y que finalmente Estados Unidos va a tener que reconocer que se quedaron y les va dar los beneficios”.

Sin embargo, la migración legal sufre cada vez más retrasos, miles esperan años por una resolución para inmigrar en base a las leyes estadounidenses.

¿Suspender el embargo?

Para Velásquez la propuesta de López Obrador sobre suspender el embargo a Cuba, es algo que se lleva discutiendo hace mucho tiempo, pero la realidad política demuestra que es muy poco probable el levantamiento.

“Aun así, Estados Unidos va a seguir exigiendo que México trate de hacer su parte en lo que respecta a la inmigración. Recientemente con la caravana de personas que venían hacia Estados Unidos se logró disolver al llegar a México, pero esta propuesta en particular es demasiado ambiciosa para el clima político que hay”, sostiene la analista.

Entre tanto, Rodríguez asegura que suspender el embargo es un tema muy complejo. “Es parte de una política más amplia, la gente sale de Cuba no por el embargo sino por falta de libertades, es el mismo motivo por el que salen de Nicaragua y de Venezuela. Es una miopía total, es obvio que López Obrador es izquierdista, él ve el mundo como que todo lo tiene que resolver Estados Unidos a base de dinero y todo porque eso es lo que le conviene a él y a sus compinches en los diferentes países”, dijo Rodríguez.

El analista considera que se trata de un chantaje de los regímenes de izquierda que consiste en seguir enviando inmigración ilegal a menos que Estados Unidos desembolse “una cantidad de enorme de dinero que no es ni seguro que la vayan a pagar”, indicó.

«No veo que (López Obrador) diga que tiene que ver una condición sine qua non, que primero debería haber libertad en países como Cuba y Venezuela. La Ley Helms-Burton (el embargo a Cuba) establece que se levantará una vez que se liberen a los presos políticos, se permita elecciones, pluralismo político, entonces Estados Unidos va a realizar préstamos para que empresas se ubiquen en Cuba. Existen condiciones previas a cumplir, la de López Obrador no ofrece ninguna”, acotó.

Peligro

Según los datos de la CBP, en el año fiscal 2023, un total de 736 sospechosos de terrorismo fueron detenidos en la frontera, eso significaría más de 60 por mes, un promedio de dos por día. El dato no incluye los que lograron ingresar evadiendo los puestos fronterizos.

Rodríguez señala que la crisis en la frontera y la migración fue el punto número uno expresado por los votantes en las elecciones primarias republicanas en Iowa, la economía quedó en segundo lugar.

“Los entrevistados al salir manifestaron que su principal preocupación es la inmigración porque tiene varias aristas sobre seguridad nacional, que incluye el terrorismo, narcotráfico, disolución de la cultura estadounidense, de convertir a Texas -estado fronterizo- para que vote azul, son múltiples las causas de preocupación” para los votantes, apuntó el analista republicano.

“Es lógico pensar que tienen que haber células durmientes de terrorismo que hayan entrado, gente que proviene de países enemigos, están enviando a miles de personas, tiene que haber entrado pandilleros, terroristas, narcotraficantes que van a causar muchas muertes, claro que es peligroso para la seguridad nacional, la seguridad económica porque hay que mantener a estas personas que están entrando, lo estamos viendo en Chicago, Nueva York que están quebrando las ciudades, se está creando un caos a lo interno del país y ahora le están echando la culpa al gobernador de Texas, Greg Abbott, por enviar a migrantes a ciudades demócratas y claro que se está formando un caos extraordinario”, sentenció.

Por JUDITH FLORES

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *