viernes, julio 1, 2022
Home > América Latina > Comicios en Nicaragua dan paso al cuarto mandato de Daniel Ortega

Comicios en Nicaragua dan paso al cuarto mandato de Daniel Ortega

Además de asegurarse en el Gobierno por otro período de 6 años, el líder sandinista ahora tendrá como vicepresidenta a su propia esposa, Rosario Murillo

El domingo los nicaragüenses están llamados a participar en unos comicios sin precedentes en la historia del país centroamericano, en los que no participará el principal partido de oposición y no habrá observación internacional porque los poderes del Estado están bajo el control de una familia gobernante, incluyendo el Consejo Supremo Electoral.

El exguerrillero sandinista y actual presidente Daniel Ortega se postula a un cuarto mandato, tercera reelección presidencial consecutiva, para lo que propone a su esposa, Rosario Murillo, como candidata a la vicepresidencia.

Las elecciones han sido catalogadas como una farsa electoral por el excandidato presidencial por la Coalición por la Democracia, Luis Callejas, quien quedó fuera de las elecciones en junio pasado, luego de que el gobierno de Ortega le retiró el derecho jurídico al Partido Liberal Independiente (PLI), que encabezaba la Coalición, y se la entregó a antiguos reclamantes, hoy afines al Gobierno.

“Este proceso electoral es diferente al que todos conocíamos desde 1990. Toda su estructura y andamiaje ha sido destruido, ha sido conformado un comité de reelección permanente de un régimen autocrático, despótico y nepótico”, expresó en conferencia de prensa, el excandidato presidencial, Callejas.

La Coalición está llamando a la abstención junto a otras agrupaciones políticas porque creen que es la vía adecuada para enfrentar al régimen.

El partido de Gobierno no hizo campaña, los resultados electorales ya están definidos, según estiman analistas políticos.

Entre ellos está Leopoldo Escobar, un joven político nicaragüense, que dijo no esperar nada relevante en los resultados de las elecciones del domingo.

“Los resultados los tiene Ortega desde hace rato, lo que atrasa son las elecciones, no espero cambios por medio de elecciones, eso aquí ya se acabó”, afirmó.

Escobar decidió no postularse a ningún cargo electoral por considerar que no existen condiciones para estos comicios. Incluso sostiene que Nicaragua se enfrenta a un retroceso democrático. “Aquí se perdió el estado de derecho, se perdió la oportunidad de tener elecciones libres y se implantó una dinastía desde que Ortega puso de fórmula presidencial a su esposa. Con esto, Nicaragua deja de ser república para convertirse en el proyecto dinástico Ortega-Murillo”.

El exvicepresidente de Nicaragua José Rizo Castellón preguntó “¿Hay acaso elecciones?, o se trata de alguna junta directiva social?”

Hay un sector que se autodenomina opositor y que participa en los comicios, quienes son señalados de hacerle el juego a Ortega para legitimar el régimen por los que se hacen llamar verdadera oposición, que incluye a líderes sandinistas que gobernaron con Ortega en la década de los años 1980, y que se aliaron al gobernante en los comicios del 2001.

Rizo Castellón, actualmente retirado de la vida política, dijo que la división de la oposición en el 2006 [que alcanzaba más del 50 por ciento de los votos], dio inicio al desastre político del país.

El expresidente opina que Nicaragua necesita de la creación de nuevas fuerzas políticas. “A veces la naturaleza nos enseña que también en política es más fácil engendrar que resucitar lo que ya se vislumbra como muerto o fenecido. Hablo de nuevas fuerzas y no necesariamente de nuevos caudillos, que ha sido la tónica nuestra”.

La división de las fuerzas democráticas contribuyó al retorno de Ortega al poder. Desde entonces el exguerrillero sandinista trabaja en el desmantelamiento de la institucionalidad del país y la instauración de una nueva dinastía. Ortega logró en 2011 reelegirse para un tercer mandato, a través de una sentencia espuria de la Sala Constitucional de la Corte Suprema de Justicia, integrada por sandinistas, que en un hecho sin precedentes modificó el artículo de la Constitución de la República, que estipulaba la reelección sólo por un periodo pero no de manera consecutiva, un acto que le compete al Parlamento.

En 2015 la Asamblea Nacional, con mayoría sandinista, cambió la Constitución para despejar el camino a Ortega rumbo a la reelección indefinida.

Pero Ortega no sólo ha logrado mantenerse en el poder a través de ilegalidades, esta vez lleva como fórmula presidencial a su esposa Rosario Murillo.

Para Zoilamérica Ortega Murillo, hija adoptiva de Ortega, a quien acusó de abusarla sexualmente desde los 11 años, la nominación de su madre Rosario Murillo, como candidata a vicepresidenta, es el buen precio que Ortega le paga por haberlo apoyado durante el proceso judicial, del cual salió airoso.

Sobre otros casos de denuncia contra el presidente de Nicaragua, por abuso sexual contra menores de edad, Murillo y su marido han guardado silencio.

Se trata de Elvia Junieth Flores Castillo, quien habría sido abusada por Ortega cuando tenía 15 años, y cuya familia se encuentra en Estados Unidos en busca de asilo político. El principal denunciante, el abogado Santos Sebastián Flores Castillo, hermano mayor de Elvia Junieth, fue apresado por el Gobierno, acusado y condenado por violación, el mismo delito del que él acusa a Ortega.

El segundo caso es el de Patricia Ortega Prado, quien habría sido abusada desde los 12 años, de acuerdo a un informe del Ministerio de la Familia, elaborado por la especialista en psicología clínica y forense, doctora Maritza Artola Blanco, en octubre de 2006. El informe revela detalles de los abusos pero fue archivado por el Gobierno de Bolaños.

Las acciones del régimen de Ortega se han vuelto visibles en el último tiempo para la comunidad internacional. En EEUU el portavoz del Departamento de Estado, John Kirby, dijo que el Gobierno de Nicaragua ha tomado pasos para limitar la participación de partidos políticos en los comicios y la observación en las urnas.

Al mismo tiempo agregó que una elección democrática no se define únicamente el día de la votación. “Es un largo proceso y es el proceso el que importa”.

Para Carlos Alberto Ariñez, pareja de Zoilamérica Ortega Murillo, que fue expulsado de Nicaragua por el Gobierno, el régimen de Ortega se prepara para consolidar la dictadura dinástica, algo que Ariñez considera no son buenas noticias para los nicaragüenses.

“Lo harán por estas vías: el ejercicio violento y armado de poder, operadores políticos que tomarán el ejercicio violento en sus manos, en ciudades y municipios, paso libre a la violencia militar y armada en defensa de una paz ilusa, más y mayores dadivas a empresarios para que legitimen el poder, apego a la iglesia católica y evangélica en el discurso neocatequista, pagos y dinero a sectores de la oposición”.

Ariñez estima que Murillo gobernará con violencia dura contra cualquier poder femenino, apostará a la jubilación honorífica del llamado “comandante” y creará un gobierno familiar con descendencia mesiánica.

Callejas aseguró que la Coalición por la Democracia continuará luchando por elecciones libres, transparentes y competitivas en el futuro.

Anticipó que el grupo opositor observará el proceso electoral y continuará la lucha por la restauración de la democracia en el país.

Al mismo tiempo, el excandidato presidencial solicitó a la Organización de Estados Americanos (OEA) que exija al régimen sandinista que se cumpla con el artículo 20 de la Carta Interamericana Democrática, que en Nicaragua se respete la democracia y se instale un gobierno adecuado. Pero en caso de grave “alteración” al sistema democrático el secretario General de la organización interamericana debe convocar inmediatamente al consejo permanente para evaluar la situación.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.