miércoles, julio 24, 2024
Home > Crónicas > Israel, polémica por «restablecer equidad de poderes»

Israel, polémica por «restablecer equidad de poderes»

Israel, polémica por "restablecer equidad de poderes"

El Estado judío busca restringir el poder de la Corte Suprema para «defender la existencia de la nación hebrea», ante la perenne peligrosidad que vive el país en la zona

Durante los últimos meses, Israel ha vivido preocupantes protestas populares que reprochan una reforma judicial que busca restringir el poder de la Corte Suprema ante ciertas legislaciones o medidas gubernamentales.

De hecho, el gobierno el primer ministro Benjamín Netanyahu, que preside una coalición de agrupaciones políticas conservadoras, defiende la medida y plantea que se trata de una “ley de razonabilidad” para “restablecer la equidad de poderes” y “defender la existencia de la nación hebrea” ante la perenne peligrosidad que vive el país en la zona.

En efecto, varias medidas planteadas por el Congreso nacional (Knesset), que buscaban ‘fortalecer’ la seguridad del país, en tiempo perenne de guerra, fueron modificadas o desaprobadas por la Corte Suprema porque supuestamente afectaban ciertas libertades civiles.

Netanyahu plantea que «queremos un Estado judío y democrático, y unas fuerzas armadas fuertes, y todos entendemos que sólo tenemos un país».

Luego agregó: «El equilibrio de poderes entre las autoridades se ha alterado y ese equilibrio debe restablecerse, de modo que la elección democrática del pueblo sea expresada por el gobierno elegido por el pueblo pueda defender la voluntad del pueblo».

Por ello, el Knesset de Israel aprobó un proyecto de ley que modifica el poder de la Corte Suprema para declarar “irrazonables” las decisiones del gobierno, pero los opositores creen que esta reforma socavaría la democracia del país.

En Miami, el cónsul general de Israel Maor Elbaz-Starinsky expresó a DIARIO LAS AMÉRICAS que “hubo un gran debate sobre este tema. Pero el objetivo principal es restablecer el control y el equilibrio del sistema sociopolítico y judicial. Hay quienes temen que esto socave los valores democráticos, pero la Knesset tiene el poder de realizar este cambio”.

Luego amplió: “El gobierno de Israel, sea quien sea que esté al frente, tiene la responsabilidad de proteger al país del terrorismo y cuidar de todo lo relacionado con la seguridad, lo social y lo económico. Y esto es lo que están haciendo, independientemente de sus posiciones políticas. Fueron elegidos para proteger al país. Y aunque a veces ciertas políticas parezcan dramáticas, todos fueron votados para salvaguardar a Israel y de ninguna manera el gobierno está socavando la democracia, la seguridad, la economía o la sociedad”.

Opiniones

A diferencia de otros países, donde la Constitución plantea las pautas a seguir y respetar, “Israel no tiene una constitución claramente definida. En cambio, aplica legislaciones graduales, que se conocen como leyes básicas, que son consideradas como artículos de la constitución. Pero son muy fáciles de cambiar”, explicó el profesor de ciencias políticas de University of Haifa Gabi Gantz.

El profesor añadió que, como sucede en la mayoría de los países “con sistema de derecho consuetudinario, como el británico, gran parte de las legislaciones proviene de decisiones judiciales. Y ahí surge la doctrina de la razonabilidad, que se reduce a una revisión judicial concienzuda de las decisiones gubernamentales”.

En otras palabras, el Congreso israelí propone legislar o fallar con sentido común acorde a necesidades.

Polémica

Es precisamente en el sentido común, acorde a necesidades, donde surge la polémica.

En el caso de Estados Unidos, donde existe una Constitución y una Declaración de Derechos muy clara, “que están consagradas y son muy, muy difíciles de cambiar”, subrayó el catedrático, “la Cámara de Representantes puede aprobar una ley, por ejemplo, que pudiera restringir ciertos derechos civiles, digamos después de un ataque terrorista. Pero aun así tendría que aprobarse en el Senado y podría tener el veto presidencial que es difícil de anular”.

Después, la ley adoptada “podría ser derogada por tribunales federales e incluso la Corte Suprema”, recordó.

En Israel es diferente. “El Knesset puede aprobar un proyecto de ley, pero no hay segunda cámara. No hay una cámara superior ni hay veto presidencial. El único tribunal que pudiera derogar una legislación es la Corte Suprema de Justicia, y si se limita su poder no habría derogación”, aseveró.

Por otra parte, hay voces que plantean temor. “El gobierno celebra la ‘ley de razonabilidad’ de Israel, lo que ha provocado una tremenda protesta dentro del país y entre un gran número de judíos estadounidenses, que entienden que es la antítesis de la democracia y consolida aún más la falta de responsabilidad de Israel por sus acciones”, declaró la activista judía por la justicia social en el sur de Florida y miembro de la junta del Jewish Voice for Peace.

Cómo esta decisión pudiera afectar a ciertos grupos de ciudadanos en el país es también un asunto que Nevel tiene en cuenta: “Israel nunca ha sido una democracia para sus ciudadanos palestinos y aquellos que viven bajo su ocupación militar, y nunca ha tenido que rendir cuentas ante ellos”, opinó, aunque, para ponerlo en contexto, debemos recordar que el conflicto árabe israelí data de siglos y se intensificó en 1947, después de que la Naciones Unidas reconociera la existencia histórica de ambas partes.

Rápidamente, al otro día de la declaración, cinco ejércitos árabes invadieron el territorio israelí, lo que resultó en la reafirmación de la nación de Israel y la aun existente amenaza al Estado hebreo en una región predominantemente musulmana.

No obstante, Nevel insistió: “Organizaciones de derechos humanos internacionales, palestinas e israelíes, han llegado a la conclusión de que Israel es un Estado de apartheid”.

No han sido pocos los conflictos, las guerras y las ocupaciones que han provocado destrucción y muertes en ambas partes y la atención del mundo.

Un sinfín de proyectos de paz apuesta por el respeto a la existencia de un estado palestino y otro hebreo, pero intereses religiosos y políticos ha saboteado la estabilidad. Israel asegura reconocer la existencia de Palestina, pero Hamas, y otras cédulas terroristas, no aceptan la existencia de un Estado hebreo en la zona.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *