miércoles, septiembre 28, 2022
Home > Crónicas > Régimen desesperado nombra empresa fantasma para gestionar remesas

Régimen desesperado nombra empresa fantasma para gestionar remesas

Régimen desesperado nombra empresa fantasma para gestionar remesas

Sospechosamente, la resolución tiene fecha del 4 de febrero, mismo día que el Gobierno del demócrata Joe Biden dijo que evalúa implementar los pagos digitales

El Banco Central de Cuba (BCC) autorizó a la entidad Orbit S.A. realizar actividades financieras no bancarias; entre ellas, «gestionar y tramitar transferencias internacionales desde el extranjero hacia la Isla», (remesas) según la Resolución 11/2022, publicada este domingo en la Gaceta Oficial número 13 de 2022, información que reporta DIARIO DE CUBA.

Sospechosamente, la resolución tiene fecha del viernes 4 de febrero, el mismo día que el Gobierno del demócrata Joe Biden dijo que evalúa implementar los pagos digitales «como parte de las soluciones innovadoras» para facilitar la transferencia de dinero de Estados Unidos a Cuba.

El BCC también otorgó a Orbit S.A. las facultades para la «prestación de servicios de pagos desde el exterior, a través de su infraestructura, por bienes y servicios debidamente autorizados, según la legislación vigente».

Según el BCC, la entidad autorizada está obligada a lo dispuesto en el Decreto-Ley 317 sobre la prevención y enfrentamiento al lavado de activos, al financiamiento al terrorismo y a la proliferación de armas de destrucción masiva, de 7 de diciembre de 2013 y sus disposiciones jurídicas complementarias.

Orbit S.A. no podrá realizar operaciones en la que se comprometa con su patrimonio a adelantar financiamiento a cualquier contraparte, así como realizar operaciones reservadas exclusivamente a los bancos, salvo autorización expresa del Banco Central de Cuba.

La resolución, firmada por la ministra presidenta del BCC, Marta Sabina Wilson González, establece que Orbit S.A. debe solicitar la inscripción de la Licencia en el Registro de Instituciones Financieras y de Entidades No Financieras, adscrito al BCC.

Según la normativa, el BCC podrá cancelar o modificar la licencia a solicitud de Orbit S.A. ante el incumplimiento por parte de la entidad de las disposiciones legales vigentes aplicables.

La Gaceta Oficial indica que Orbit S.A., fue constituida mediante Escritura Notarial No. 54, de 3 de febrero de 2020, con sede en La Habana, pero no aparece ninguna otra información precisa, como integrantes de la sociedad u objeto social.

La citada empresa carece de registros públicos sobre actividad financiera o comercial. Orbit S.A no cuenta con página web oficial. Tampoco posee perfiles oficiales en redes sociales, ni aparecen correo electrónico, teléfonos u otros medios de contacto.

Tras las protestas antigubernamentales en la Isla, Biden pidió en julio al Departamento del Tesoro y al Departamento de Estado que estudiaran el asunto e informaran sobre cómo permitir el flujo de remesas —que en su día fueron un salvavidas financiero para muchos cubanos—, asegurando que el dinero no caiga en manos del Gobierno de la Isla.

Las remesas fueron severamente restringidas bajo el mandato de Donald Trump. Cuando tomó su medida, la Administración Trump dijo que FINCIMEX, la financiera de los militares cubanos, y otras empresas «benefician desproporcionadamente a la dictadura de Castro, un régimen que utiliza las ganancias de estos negocios para oprimir al pueblo cubano y financiar su interferencia en Venezuela, a expensas del pueblo cubano o la empresa privada en Cuba».

Lo primero que hay que aclarar es que la Administración Trump no eliminó los envíos de remesas a Cuba, destaca Diario de Cuba, lo que hizo fue sancionar a las empresas militares cubanas que tienen el control de las remesas y lucran con ellas. Para ello prohibió a las entidades norteamericanas hacer transacciones de remesas con dichas empresas. Es decir: las sanciones de la Administración Trump no prohíben el envío de remesas a Cuba siempre y cuando estos se hagan a través de empresas ajenas al control de la estructura empresarial de las Fuerzas Armadas. Por lo que, cada vez que un cabildero de La Habana declare que la administración Trump eliminó las remesas a Cuba, hay que decirle que no existe ninguna sanción que soporte ese argumento.

Si Western Union no ha podido regresar a Cuba después de la medida que prohíbe las transacciones de remesas de empresas norteamericanas con empresas pertenecientes a las Fuerzas Armadas cubanas, no con empresas civiles, ha sido por la resistencia de GAESA (GAE S.A) a ceder el control del negocio de envío de remesas a Cuba. En este sentido, a finales de noviembre de 2020, tras varias advertencias al Gobierno cubano mediante sanciones previas a las empresas FINANCIERA CIMEX S.A1 y AIS S.A2, el Banco Central de Cuba otorgó las licencias correspondientes para tramitar envíos de remesas a la empresa RED S.A, entidad financiera no bancaria perteneciente al propio Banco Central.

La Habana se negó a ceder el manejo de las remesas a otra empresa no asociada a los militares y mantuvo la gestión en manos de FINCIMEX, pese al tiempo dado por la Administración Trump para reordenar el envío de remesas entre ambos países. Finalmente, Western Union, su contraparte en EEUU, cerró todas sus oficinas en la Isla.

Para el economista Elías Amor, «el control que ejerce el régimen comunista sobre la economía es tan elevado que no es fácil encontrar rendijas para que los movimientos de capital beneficien a sus auténticos destinatarios, como pretende Estados Unidos».

La situación actual es que quienes desean ayudar a sus familias en la Isla desde EEUU se ven obligados a acudir a medios informales.

El envío de dinero por parte de la diáspora cubana a sus familiares en la Isla fue en 2019 la segunda fuente de divisas de Cuba, después de la exportación de servicios médicos.

Ese año las remesas totalizaron unos 3.720 millones de dólares, según el grupo Havana Consulting Group, con sede en Miami.

Los pasos de Biden

El gobierno del demócrata Joe Biden evalúa pagos digitales «como parte de las soluciones innovadoras» que estudia para facilitar la transferencia de dinero de EEUU a Cuba, dijo el viernes una funcionaria estadounidense.

Las remesas, sostén para muchas familias y clave para la economía cubana, fueron restringidas durante el gobierno del republicano Donald Trump (2017-2021) para evitar que el régimen comunista cubano se beneficiara como intermediario.

Biden, su sucesor, había prometido volver a permitir esas transferencias, pero tras las inéditas manifestaciones que estallaron en julio pasado en la isla, anunció que buscaría formas para asegurar que el dinero llegara directamente a manos del pueblo cubano.

Jalina Porter, portavoz adjunta del Departamento de Estado, señaló que el grupo de trabajo sobre remesas creado tras las protestas transmitió en agosto pasado su análisis con otros miembros de la administración Biden.

«La administración continúa considerando estas opciones y explorando soluciones innovadoras. Y eso también incluye pagos digitales como parte de las soluciones», indicó, sin dar fechas sobre su eventual implementación.

Porter dijo que el objetivo es «explorar opciones para facilitar remesas a Cuba que beneficiarían al pueblo cubano y permitirían que las familias cubanas se mantuvieran, y también minimizar o eliminar los beneficios tanto al régimen cubano como a sus militares».

«Nuestra política hacia Cuba se enfoca ante todo en el apoyo al pueblo cubano», enfatizó.

La revisión de la política estadounidense hacia Cuba, que coordina el Consejo de Seguridad Nacional de la Casa Blanca, sigue en curso.

El envío de dinero por parte de la diáspora cubana a sus familiares en la isla, virtualmente prohibido por dos décadas tras la revolución cubana de 1959, totalizó en 2019 unos 3.720 millones de dólares, según el grupo Havana Consulting Group, con sede en Miami.

Dos de los legisladores republicanos de mayor influencia en el sur de la Florida han cuestionado enérgicamente la creación de un grupo de trabajo para evaluar un aumento del personal en la embajada estadounidense en La Habana y su propuesta de revisar la política de envío de remesas a Cuba. En una comunicación enviada a DIARIO LAS AMÉRICAS, el senador Marco Rubio escribió: “Quien aconseja al presidente Biden a enviar diplomáticos a Cuba y revisar las remesas hacia la isla debería ser despedido» Y añadió: «Es inconcebible que la administración Biden opte por priorizar estas medidas, cuyo único objetivo será ayudar al régimen represivo y comunista de la isla”.

El envío de remesas desde Estados Unidos hacia América Latina es hoy más que antes el modo de supervivencia de dictaduras como Cuba, Venezuela y Nicaragua, y fuente vital de ingresos para las narcoizquierdas en la región, cuyas economías –ya deprimidas antes de la crisis- han retrocedido décadas con la pandemia de COVID-19. Así lo indican informes recientes del Fondo Monetario Internacional y expertos que coinciden con esa aseveración.

La situación económica y sanitaria de hoy en Cuba, por ejemplo, es similar a la etapa de desaparición del campo socialista de Europa del Este. La única diferencia es que ahora la moneda circulante es el dólar con una infraestructura adaptada a ese tipo de adquisición financiera.

FUENTE: DIARIO DE CUBA

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.