domingo, julio 3, 2022
Home > Estados Unidos > Nuevo revés de Biden dentro de su propio partido

Nuevo revés de Biden dentro de su propio partido

Nuevo revés de Biden dentro de su propio partido

Un senador demócrata dice «no» al plan de reformas sociales de Biden: «No puedo votar por eso», agregó, alegando en particular el aumento de los precios, la inflación y el alcance de la deuda

El ambicioso plan social con que el presidente Joe Biden asegura pretende transformar a Estados Unidos habría quedado herido de muerte este domingo tras la negativa del senador demócrata Joe Manchin a darle su voto.

En declaraciones al programa “Fox News Sunday”, Manchin dijo que desde siempre tenía reservas sobre esa propuesta y que ahora, tras cinco meses y medio de discusiones y negociaciones “no puedo votar a favor de esta pieza de legislación”.

El senador de Virginia Occidental mencionó varios factores, incluyendo los posibles perjuicios a la economía como por ejemplo la persistente inflación, el aumento de la deuda y las amenazas de la nueva variante ómicron del coronavirus.

“Cuando uno tiene todas estas cosas llegando de esta manera, como están llegando ahora, siempre lo he dicho … si no puedo explicárselo al pueblo de Virginia Occidental, no puedo votar a favor”, expresó el legislador.

«No puedo ir más lejos», dijo a la cadena Fox el legislador, quien se convirtió en las últimas semanas en el principal obstáculo para el avance de este programa de reformas sociales y ecológicas, que provocarían una enorme carga para el Estado.

«No puedo votar por eso», agregó, alegando en particular el aumento de los precios y el alcance de la deuda estadounidense.

«Simplemente no puedo. Intenté todo lo humanamente posible, pero no puedo», añadió el senador demócrata. «Es no».

Virginia Occidental es el segundo estado productor de carbón después de Wyoming, según datos del gobierno, y genera el 90% de su electricidad a partir de combustible.

Inexplicable

Llamado «Build Back Better» («Reconstruir mejor»), el plan 1,75 billones de dólares de Biden prevé canalizar fondos para atender los cuidados infantiles y y reducir los costos de los medicamentos bajo receta, así como ofrecer créditos fiscales para los hogares e inversiones sustanciales para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero.

Tras una primera votación en la Cámara de Representantes, en noviembre, donde los demócratas superaron las disputas internas entre los centristas, preocupados por el efecto del plan sobre la enorme deuda para el país; y la izquierda, que quería un mayor gasto, la votación en el Senado se pospuso en los últimos días.

Dado que el Senado está dividido (50 legisladores por cada partido), cualquiera de los demócratas tiene de hecho algo parecido a un poder de veto sobre cualquier proyecto de ley si los republicanos cierran filas.

La Casa Blanca expresó en un comunicado su frustración por el «repentino e inexplicable cambio de posición» de Manchin.

También subrayó que el senador se había comprometido en repetidas ocasiones, incluso con el presidente, a negociar la finalización del proyecto de ley.

Biden admitió el jueves que probablemente no se podrá aprobar el proyecto de ley tan rápido como esperaba tras las recientes y duras conversaciones que mantuvo con Manchin, frustrando las esperanzas de una votación definitiva antes de fin de año.

Sin embargo, el presidente mantuvo una nota de optimismo: «Creo que salvaremos nuestras diferencias y avanzaremos en el plan, incluso frente a la feroz oposición republicana».

Déficit sí, déficit no

«Mis colegas demócratas en Washington están decididos a remodelar drásticamente nuestra sociedad de una manera que dejará a nuestro país aún más vulnerable a las amenazas que enfrentamos», dijo Munchin en un comunicado publicado en Twitter.

«No puedo correr ese riesgo con una deuda asombrosa de más de 29 billones de dólares e impuestos inflacionarios que son reales y dañinos para todo trabajador estadounidense», afirmó el senador demócrata.

La inflación interanual alcanzó 6,8% en noviembre, la más alta que registra Estados Unidos desde junio de 1982, y según la Oficina de Presupuesto del Congreso, el plan de Biden aumentará el déficit en 367.000 millones de dólares en diez años.

Pero la Casa Blanca dijo en el comunicado que el proyecto «está totalmente pagado, es el proyecto de ley más responsable fiscalmente que el Congreso ha considerado en años y reduce el déficit a largo plazo».

«Sin agallas»

Consultado por la cadena CNN sobre las declaraciones de Manchin, el senador Bernie Sanders, figura del ala izquierda del Partido Demócrata, acusó a su colega de Virginia Occidental de carecer de «agallas». Asimismo, pidió de todos modos una votación en el Senado «lo antes posible».

«Espero que llevemos un proyecto de ley sólido al Senado tan pronto como podamos y dejemos que Manchin explique a la gente de Virginia Occidental por qué no tiene las agallas para enfrentarse a poderosos intereses de las compañías farmacéuticas para reducir los precios de los medicamentos, por qué no está listo para extender la cobertura social», dijo.

El ala de extrema izquierda del Partido Demócrata está molesta por la atención que la Casa Blanca ha prodigado al moderado Manchin para convencerlo de que respalde al proyecto de ley.

«Hemos estado tratando con Manchin durante meses», dijo Sanders. «Si no tiene el coraje de hacer lo correcto por las familias de Virginia Occidental y Estados Unidos, que vote no ante el mundo entero».

Biden admitió el jueves que las negociaciones sobre su enorme paquete de políticas internas posiblemente se extiendan hasta el próximo año, ya que aún no contaba con votos suficientes en el Senado para impulsar la iniciativa de unos 2 billones de dólares.

Biden había insistido en que Manchin reiteró su apoyo a un marco sobre el cual había consenso entre el senador, la Casa Blanca y otros demócratas.

El domingo, Manchin aclaró que esas eran palabras de Biden, no palabras suyas.

Para muchos, era impensable que Manchin rechazara la medida, debido al daño político que infligiría a los demócratas.

Es sumamente inusual que un miembro del partido del presidente aseste un golpe fatal su iniciativa legislativa prioritaria para Biden, que cree dejaría un «gran legado» de su administración. Sin embargo, sus detractores sostienen que hundiría al país.

La decisión de Manchin recordó al momento en que el senador republicano John McCain votó en contra del intento de los republicanos, bajo Donald Trump, de anular la reforma del sistema de salud implementada bajo la presidencia de Barack Obama.

Biden está pasando el fin de semana en Wilmington, Delaware.

El posible fracaso de la legislación seguramente agravará las agrias divisiones ideológicas a lo interno del Partido Demócrata, entre los moderados y la extrema izquierda que se autodenominan «progresistas».

También deja en duda si los demócratas lograrán unirse para apoyar alguna legislación sustancial antes de las elecciones legislativas del próximo noviembre. Y le da un tinte de caos a los demócratas justo cuando necesitan demostrar logros y un frente unido de cara a las elecciones legislativas para preservar la mayoría en ambas cámaras.

FUENTE: AFP y AP

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.