lunes, noviembre 28, 2022
Home > Mundo > Muere a tiros el embajador de Rusia en Turquía

Muere a tiros el embajador de Rusia en Turquía

El atacante, un policía turco de 22 años que no estaba de servicio y que fue abatido finalmente, gritaba: «No os olvidéis de Alepo»

La alianza formada por Rusia, Irán y el régimen sirio ha logrado controlar los barrios rebeldes de Alepo después de varios meses de asedio. Pero la guerra siria parecía, este lunes, más lejos que nunca de acabar. El embajador de Rusia en Ankara, Andréi Karlov, ha resultado muerto tras ser acribillado a tiros durante la inauguración de una exposición de fotografía en el Centro de Arte Contemporáneo de Cancaya. “Consideramos esto como un acto terrorista”, proclamó en Moscú la portavoz del Ministerio de Exteriores ruso, Maria Zajárova.

Los hechos se producen mientras aún no ha concluido la evacuación de los combatientes y la población civil en los barrios bajo asedio de la segunda ciudad siria, un cerco en el que Rusia, mediante su aviación y sus Fuerzas Especiales, ha jugado un papel clave. Según relató un testigo, el atacante habría pronunciado la siguiente frase: “No olvidéis Alepo, no os olvidéis de Siria, a menos que nuestras ciudades no estén seguras, no tendréis seguridad”, lo que confirma que el ataque está relacionado con la batalla en la segunda ciudad siria y que ha acabado con la expulsión de sus hogares de decenas de miles de civiles.

Anoche en Moscú, todavía no se conocían todos los detalles del incidente, que constituye un giro dramático en el conflicto que desangra a la vecina Siria desde hace ya más de cinco años. Según la edición on line del portal ruso RBK, el atacante primero disparó a la sala, para luego abrir fuego contra la espalda del diplomático. Durante el tiroteo, otras tres personas resultaron heridas. En total, según testigos, pudieron oírse unos 20 disparos, antes de que el agresor fuera “neutralizado”.

La agencia Ria-Novosti difundió la fotografía de un individuo con traje y una pistola en la mano. Más tarde, fuentes turcas revelaron que se trataba de un policía antidisturbios de 22 años que no estaba de servicio y que finalmente fue «neutralizado». Durante varios minutos, mientras gritaba, se paseó por el local con el arma en la mano. Según activistas turcos, el asesino se llamaba Mevliut Altintash, y se especulaba que podría haber sido expulsado del cuerpo en las purgas posteriores a la fallida tentativa de golpe de Estado.

El presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, deseoso de que el incidente no empañe la incipiente alianza con Moscú tras un año de tensión a raíz del derribo de un avión militar ruso en noviembre del 2015, se apresuró a llamar por teléfono a su homólogo ruso, Vladímir Putin, para informarle en persona de lo sucedido. Ambos acordaron en calificar el crimen de «provocación» para dificultar el entendimiento entre Turquía y Rusia.

La reacción de Moscú podría complicar aún más el conflicto. Por el momento, el Gobierno ruso ha adelantado, por boca de la portavoz Zajárova, que elevaría la cuestión al Consejo de Seguridad de la ONU. Zajárova, además, exigió a las autoridades turcas una investigación «minuciosa» sobre el atentado.

El asesinato se produce justo cuando los ministros de Rusia, Irán y Turquía se disponían a reunirse este martes en Moscú para debatir el futuro de Siria, conversaciones en las que no participará EEUU y que se celebran fuera del marco de la ONU en Ginebra. Leonid Slutsky, presidente de la comisión de exteriores en la Duma (Cámara Baja del Parlamento ruso) aseguró que la reunión se mantenía pese a lo sucedido.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *