miércoles, junio 29, 2022
Home > América Latina > Lenín Moreno quiere ser un presidente «que pase inadvertido»

Lenín Moreno quiere ser un presidente «que pase inadvertido»

Lenín Moreno quiere ser un presidente "que pase inadvertido"

Uno de los primeros anuncios del recién nombrado presidente de Ecuador fue la eliminación del informe semanal de labores que había establecido su predecesor Rafael Correa. «Ya se encontrará otra forma de informar al país», dijo Lenín Moreno

El socialista Lenín Moreno asumió este miércoles la presidencia de Ecuador de manos de Rafael Correa con la promesa de un diálogo nacional y el anuncio de algunos cambios políticos en relación con su antecesor.

Moreno planteó el acercamiento entre todos los ecuatorianos como un deber a cumplirse. «Todos, absolutamente todos, formaremos parte de un ineludible diálogo nacional», proclamó.

«Desde hoy, el futuro. Soy el presidente de todos, me debo a todos y respeto a todos», resaltó Moreno en su intervención ante cientos de invitados especiales, entre ellos varios presidentes latinoamericanos, como Evo Morales, Michelle Bachelet y Juan Manuel Santos. El mandatario venezolano, Nicolás Maduro, suspendió a última hora su asistencia «por tareas pendientes en su país».

Entre los cambios que introducirá en relación al Gobierno de Correa, sorprendió el anuncio de suprimir el informe semanal de labores, un instrumento creado por el expresidente para promocionar sus obras y para fustigar a la oposición.

El mandatario dijo que ya se encontrará otra forma de informar al país «de forma veraz y oportuna, de manera transparente».

Además, indicó que prefiere un liderazgo de una figura presidencial «que pase inadvertida». «Nada sobre los ciudadanos, sin los ciudadanos», expresó Moreno, quien explicó que antes de tomar resoluciones antecederá un diálogo con todos los interesados.

«Vamos a practicarle una cirugía mayor a la corrupción; la de ahora, la de ayer y la que podría venir», añadió, invitando a toda la colectividad a formar un frente para combatirla.

En ese sentido, anunció que ha pedido a la empresa brasileña Odebrecht que entregue «la lista completa de los corruptos», según anunció la propia compañía al denunciar que entregó a funcionarios ecuatorianos 33 millones de dólares en sobornos.

Interrumpido por continuos aplausos, Moreno resaltó la figura y gestión de Correa como impulsor del proceso de cambio en el país. «Hoy concluye una época que deja al país con realidades y objetivos más claros, 10 años de educación y salud», dijo.

Agradeció también al movimiento Alianza Pais (AP), a los colectivos sociales y a su compañero Jorge Glas por su entrega a las transformaciones ecuatorianas.

La juventud fue blanco de sus argumentos y advirtió que Ecuador es un país de emprendedores y que hay que robustecer las universidades y centros de educación superior masivos.

Ofreció una lucha total por la transparencia y señaló que si es necesario declarará emergencia nacional para combatir el microtráfico de drogas que mata a niños y jóvenes.

Moreno, de 64 años, juró el cargo ante el presidente de la Asamblea Nacional (AN), José Serrano. El mandatario saliente se despojó de su banda presidencial y colocó una nueva a su sucesor, en medio de aplausos de los 1.700 asistentes.

El mandatario saliente no pronunció un discurso en esa ceremonia y entregó un informe final escrito al titular de la Asamblea, José Serrano.

Correa abandonó el Palacio de Gobierno en la mañana y caminó hasta la cercana iglesia de La catedral, donde depositó flores en la tumba de Antonio José de Sucre, el gestor de la libertad de Ecuador, cuya fecha se recuerda cada 24 de mayo.

Correa se convirtió en el primer ecuatoriano en gobernar el país por diez años consecutivos, con grandes transformaciones estructurales, gestión que bautizó como «la década ganada».

Esa línea de trabajo será continuada por Moreno, que dejó establecido en su posesión que la «revolución ciudadana» continuará pero su estilo será distinto.

«Tenemos una ideología: el Ecuador», advirtió al pedir a los ecuatorianos tolerancia, respeto y diálogo. «Bienvenidos luchadores de la paz y de la vida», concluyó, repitiendo las palabras del obispo ecuatoriano Leónidas Proaño, defensor de los derechos de los indígenas.

A la noche, Moreno posesionó a su gabinete y luego ofreció una cena a los mandatarios visitantes. El jueves recibirá del sector indígena ecuatoriano el bastón de mando espiritual.

Administrador de empresas, motivador profesional, exvicepresidente de Ecuador y exrepresentante de los discapacitados en la ONU, será el primer mandatario ecuatoriano que se desplaza en silla de ruedas y dirigirá los destinos del país hasta 2021.

«La revolución ciudadana se sigue escribiendo» dijo Moreno en su primer tuit como presidente constitucional del Ecuador.

FUENTE: dpa

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.