miércoles, diciembre 7, 2022
Home > Artículo semanal > El mercado informal se transforma con La Chopi

El mercado informal se transforma con La Chopi

La aplicación para móviles facilita a los cubanos el acceso a las redes informales de compraventa

En los anaqueles de los mercados en pesos convertibles los precios se disparan y el desabastecimiento se ha vuelto crónico. La situación de la shopping estatal se agrava por la falta de liquidez. En este escenario, las redes informales de compraventa han encontrado en la tecnología una aliada. Una aplicación para los teléfonos móviles, creada por desarrolladores cubanos, facilita el acceso al mercado informal. Sus creadores la han llamado, con cierto toque de ironía, La Chopi.

Concebida para terminales con sistemas operativos iOS y Android, la herramienta combina su utilidad práctica con un diseño atractivo y bien cuidado, que corrió a cargo del joven informático Pedro Govea. El menú lateral desglosa los anuncios clasificados según su categoría, que van desde la venta de electrodomésticos hasta ofertas de trabajo disponibles en el sector cuentapropista.

La Chopi, que actualmente se distribuye de manera gratuita a través del paquete y también se puede descargar desde su página web, ha recogido parte de la experiencia de otros sitios de anuncios, como Revolico, que auxilian a los cubanos en la difícil tarea de adquirir las mercancías que escasean, están prohibidas o el Estado no vende en su red de comercio minorista.

La oferta de La Chopi es de lo más variopinta. Del desbloqueo de iPhones, masajistas que prometen «aliviar el stress y cargar las pilas para una dura jornada de trabajo» o uñas de acrílico al por mayor, hasta productos que nunca se habín comercializado en las redes estatales, como antenas parabólicas, visas a varios países de Centroamérica y cachorros de dálmata.

La aplicación es como una feria que va de lo sublime a lo ridículo, abarcando incunables de dos siglos de antigüedad o fármacos para «potenciar la musculatura», una muestra más los apetitos de consumo que recorren la sociedad cubana y sus ansias de mercado libre.

La mayor parte de la información que contiene esta peculiar tienda virtual proviene del sitio digital Bache Cubano, aunque también se nutre de los anuncios que hacen llegar los usuarios a través del correo electrónico o de los mensajes de solo texto (SMS). El objetivo de su programador principal, Ernesto Redonet, ha sido «facilitar la compraventa y promoción de servicios en Cuba».

En su versión 1.9, La Chopi ofrece también la posibilidad de que los usuarios paguen por colocar la publicidad de su negocio o producto, ya sea en la portada de la aplicación, en alguna de las categorías de ofertas o como anuncio destacado. Esta tendencia la han asumido, cada vez con menos tapujos, los sitios de clasificados y las apps desarrolladas en la Isla.

«Hemos pasado de tenerle miedo a la publicidad, a que todo el mundo quiere publicitarse», explica Yasiel Ruiz, desarrollador autodidacta de apps para sistema operativo Android y quien ha trabajado en varios de estos proyectos para el mercado cubano. «El teléfono móvil es la tecnología del momento, por eso hay que enfocarse más en los productos para celulares que para computadoras», asegura.

En el local privado de venta de contenido audiovisual Copy Pack ubicado en el municipio de Centro Habana, los usuarios adquieren el popular compendio de película, telenovelas, series y documentales conocido como el paquete. En su interior, una carpeta contiene también las últimas aplicaciones para teléfonos móviles aparecidas en el mercado. «La Chopi tiene bastante aceptación», explica a 14ymedio uno de los empleados.

«La competencia es fuerte porque están apareciendo muchas apps de clasificados y en las que se promocionan servicios, pero solo sobrevivirán la que más información ofrezcan y tengan un diseño más atractivo», especula Yasiel Ruíz quien trabaja en estos momentos en una aplicación para citas a ciegas que utilizará los SMS como medio de conectar a posibles parejas.

Con la llegada de las nuevas tecnologías, el mercado negro ha pasado de ser un entramado donde la confianza entre el vendedor y el comprador era imprescindible a expresarse de una manera más pública y desenfadada, a la manera de un craiglist. El Estado ha querido entrar también en esta batalla por los clasificados, a partir de la publicación del tabloide Ofertas, pero los sitios digitales independientes siguen siendo los preferidos.

Con La Chopi se profundiza también una tendencia de las apps realizadas para los residentes en la Isla, en especial las enfocadas en su desarrollo offline que suple las carencias de conectividad a Internet. Basta copiar cada semana la nueva base de datos, distribuida también en el paquete, para que el usuario tenga a la mano los anuncios más recientes.

«El futuro pertenece por entero a las apps», dice Ruiz convencido de que la llegada de herramientas como La Chopi «facilitan la vida de todos».

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *