domingo, julio 3, 2022
Home > Artículo semanal > Los precios de infarto del dólar en Cuba

Los precios de infarto del dólar en Cuba

Los precios de infarto del dólar en Cuba

Hace falta ‘un freno para el dólar’ y otro para el abuso, se quejan en las calles de Cuba mientras muchos no tienen acceso a las divisas

El periodista cubanos Ivan García dibuja la realidad que vive la isla. Hace un año, el dólar se cotizaba a 40 pesos y el euro a 46. Pero la administración de Miguel Díaz-Canel, presidente designado por Raúl Castro, se ha dado un tiro en el pie. Díaz-Canel, desaprovechó una ocasión de oro para iniciar profundas reformas económicas y políticas. Apostó por más castrismo. A falta de liderazgo, optó por el surrealismo socialista, retomar el estudio del marxismo y desempolvar la obra del difunto Fidel Castro.

Cuba es un país totalitario con dos sistemas y dos monedas. Un socialismo ineficiente para los que no tienen dólares y un capitalismo medieval para los que reciben remesas. Al gobierno le gusta vender el relato del ‘bloqueo yanqui’, pero las cifras dicen que Estados Unidos, su enemigo número uno, es el principal proveedor de alimentos a la Isla. En 2021, Cuba se importó más de 270 millones de dólares en alimentos, sobre todo pollo. Junto con el huevo, el pollo es de las pocas proteínas que comen los cubanos sin acceso a las divisas.

Ya antes de la pandemia, por el retroceso de las tímidas reformas emprendidas por Raúl Castro, sumadas a las 243 medidas implementadas por el gobierno de Trump por lo que consideraba injerencia del régimen de La Habana en Venezuela, una feroz crisis económica acechaba la Isla. El problema es simple. El modelo cubano está agotado. No funciona. Las empresas estatales son improductivas. La autocracia sobrevive del turismo, la exportación de servicios médicos y las divisas que le proporcionan las remesas.

El resto de los motores económicos están en caída libre. La agricultura es un auténtico desastre. Las ramas avícola, porcina, ganadera y pesquera, por falta de incentivos, inversiones y una letal burocracia, ha visto decrecer su producción entre un 30 y un 60 por ciento. Y del azúcar ni hablar. Fidel Castro sepultó la industria azucarera. Desde hace siete años las cosechas no sobrepasan los dos millones de toneladas, cotas de producción inferiores a las zafras de principios del siglo XX.

En medio de este escenario DIARIO DE CUBA realizó una encuesta en la isla para conocer las expectativas de los cubanos acerca del precio de la moneda.

Cualquier negocio que genere divisas, como el turismo, telecomunicaciones y la venta de servicios médicos, gracias al despojo salarial y precios minoristas con impuestos de hasta 300%, son controlados por la casta militar. En los últimos seis años, según el analista cubano Emilio Morales, radicado en Miami, los empresarios militares invirtieron 17.000 mil millones de dólares en la construcción de hoteles, marinas y campos de golf.

A pesar que el PIB descendió entre 2019 y 2021 un 13%, en plena crisis económica y una inflación del 70 por ciento, la junta militar que gobierna el país sigue invirtiendo aproximadamente un 45% del presupuesto en la construcción de hoteles.

La llegada del COVID fue una tormenta perfecta. Con la producción de bienes y alimentos en números rojos y el desplome del turismo -de 4 millones 700 mil visitantes en 2018 a menos de 500 mil en 2021- provocó que la importación de alimentos decreciera de los dos mil millones de dólares anuales a poco más de la mitad. La Tarea Ordenamiento, una reforma monetaria y salarial mal diseñada, acabó por catapultar la inflación. Los funcionarios que gestionan la economía del país abrieron una caja de Pandora.

Arbitrariamente tasaron el dólar a 24 pesos y por falta de liquidez los bancos no venden divisas. “Hasta un niño sabía que una subida salarial sin una oferta adecuada de bienes y servicios y el uso del dólar en las tiendas por divisas ocurriría una inflación”, afirma Gustavo, economista. Y esto fue lo que pasó. Los salarios crecieron hasta 4.9 veces. Pero los precios minoristas aumentaron entre siete y veinte veces. El dólar y el euro comenzaron a valorizarse.

FUENTE: REDACCIÓN/IVAN GARCIA

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.