viernes, julio 1, 2022
Home > España > Los partidarios de Susana Díaz cargan contra la propuesta de Congreso de Pedro Sánchez

Los partidarios de Susana Díaz cargan contra la propuesta de Congreso de Pedro Sánchez

Aluvión de críticas al secretario general del PSOE y rechazo mayoritario al cónclave federal en la reunión del Grupo Socialista en la Cámara Baja.

La reunión del Grupo Socialista en el Congreso se convirtió este martes en un revolcón contra las tesis del secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, y su propuesta de convocar un congreso federal inmediato para solventar la crisis de liderazgo.

El encuentro duró dos horas y media y tuvo que interrumpirse porque comenzaba el Pleno del Congreso a las 16.00 horas. Pidieron la palabra 21 diputados y sólo pudieron hablar 15, por el comienzo de la sesión. La mayoría en contra de Sánchez fue absoluta: 11 diputados frente a cuatro. Según dirigentes críticos, dos de ellos no dieron un apoyo claro a la propuesta de Sánchez.

Los otros seis diputados que pidieron la palabra estaban todos en contra de que los militantes del PSOE voten a su próximo líder el 23 de octubre. A favor de Sánchez sólo se posicionaron Patxi López, de la Ejecutiva Federal, Rafael Simancas (Madrid), Pere Joan Pons (Baleares) y Jesús María Fernández (Navarra).

Al comienzo de la reunión, el portavoz del Grupo Socialista, Antonio Hernando, que no tomó partido, pidió dejar al margen de la reunión las cuestiones internas del PSOE. Pero no tuvo ningún éxito. Tras él y de uno en uno, todos los que intervinieron lo hicieron para hablar de la crisis del partido y del arriesgado órdago del secretario general. Hernando no frenó a partir de entonces el debate, como criticaron diputados afines a Pedro Sánchez.

Los parlamentarios andaluces se movilizaron con especial énfasis contra la convocatoria inmediata del congreso federal al que se quiere presentar Sánchez. Abrió fuego el ‘número tres’ del partido, Antonio Pradas, que acusó al secretario general de «abrir el partido en canal». Y acusó al líder socialista de haber «señalado» a gran parte del partido, entre ellos los socialistas andaluces, como si fueran próximos a la derecha: «No voy a consentir que nadie me señale como una persona de derechas», aseguró rotundo, según fuentes de la reunión, que se celebró a puerta cerrada.

Su intervención obtuvo muchos aplausos de sus compañeros andaluces y también de diputados de otras muchas comunidades autonómas. Tras Pradas, tomaron la palabra dos diputados por Málaga, entre ellos el portavoz adjunto del Grupo, Miguel Ángel Heredia, otro por Córdoba y otra más por Granada, Elvira Ramón.

También hablaron el diputado vasco Eduardo Madina, muy crítico con la dirección. El parlamentario que hace dos años trató de hacerse con la Secretaría General del PSOE defendió que el orden de prioridades del partido debería ser: «Primero, los intereses del país; segundo, los del PSOE, y, por último, el interés particular de algunos miembros del PSOE», en clara referencia a Sánchez.

Madina se mostró a favor de que se celebre un congreso federal y de que los militantes voten a su futuro líder. Pero no ahora, sino «en un plazo que el PSOE pueda asumir». Estos mismos planteamientos los explicó a los periodistas a la entrada de la reunión.

También hablaron dos diputados de Castilla-La Mancha, un extremeño y un valenciano, todos ellos de federaciones muy críticas con el secretario general.

Ningún diputado pidió la abstención ante el PP. El que más se aproximó fue el ex presidente de Castilla-La Mancha, José María Barreda, que aseguró que «85 escaños son muy pocos, pero pueden ser determinantes» para marcar las pautas y los límites de un Gobierno del PP. «Deberíamos tener la inteligencia de poner en valor esa capacidad», resaltó.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.