martes, febrero 7, 2023
Home > Aviones > Gran tormenta invernal impacta ganancias de las aerolíneas

Gran tormenta invernal impacta ganancias de las aerolíneas

Gran tormenta invernal impacta ganancias de las aerolíneas

El optimista panorama para las aerolíneas estadounidenses al final de 2022 se vio empañado por la brutal tormenta invernal que azotó a casi todo el país

La Asociación de Transporte Aéreo Internacional (IATA, por sus siglas en inglés) prevé que las principales aerolíneas de Estados Unidos cierren el 2022 con ganancias, a diferencia del resto de otros países. Sin embargo, la fuerte tormenta invernal que azotó a Norteamérica entre el 23 y el 26 de diciembre impactará en las cifras finales.

En el tercer trimestre de este año, American Airlines y United Airlines reportaron ganancias de 483 millones de dólares (+13% respecto al 2019) y 942 millones de dólares, respectivamente. Delta y Southwest también vieron números en verde.

Entre las causas del incremento de viajes aéreos, a pesar de mayores tarifas desde el 2021, aparecen las ventajas del trabajo remoto, la disminución del precio de los combustibles desde agosto y como es tradicional -a mediados (verano) y a finales de año (Navidad)- los servicios, ventas minoristas, viajes y el turismo suman las mayores ganancias.

“Cuando estabas atado a tu escritorio de lunes a viernes, de 8:00 am a 5:00 pm, no podías escaparte un fin de semana”, dijo el director ejecutivo de United, Scott Kirby a ‘The Washington Post’.

“Ahora puedes irte miércoles o jueves y volver el lunes o viajar martes o miércoles y trabajar de forma remota durante varios días”, agregó Kirby.

Resultados y prioridades de los consumidores

Según las estadísticas oficiales, los consumidores -ahogados por altos precios- optaron por menores gastos en bienes duraderos y de lujos y priorizaron los alimentos, salud, rentas e hipotecas, educación, seguros y viajes familiares, después de casi dos años de crisis sanitaria en el país.

En el 2022, a diferencia del año anterior, el transporte aéreo comercial y de carga comenzó a ver resultados positivos; incluso, superiores a la época prepandemia.

Aeropuertos en EEUU como los de Nueva York, Atlanta, Los Ángeles, Washington y Miami experimentaron cifras similares o más altas que en el 2019, previo a la embestida de la pandemia de coronavirus.

El Aeropuerto Internacional de Miami (MIA) se encamina a romper la barrera de los 50 millones de viajeros en un año. Hasta octubre, se atendieron en la instalación 42 millones de pasajeros en 2022, un aumento del 10,5% respecto al mismo período de 2019.

El optimista panorama para las aerolíneas estadounidenses al final de este año se vio empañado por la brutal tormenta invernal, que durante varios días azotó a casi todo el país y afectó a unos 240 millones de personas, el 70% de la población.

Decenas de ciudades y poblados rurales en varios estados quedaron sin electricidad y hasta el momento del cierre de esta edición, las autoridades informaban 57 muertes, pero se esperaban que la cifra aumentara.

El impacto de la tormenta

Según estimados preliminares de expertos, no de las autoridades, las pérdidas en las zonas más afectadas se calculan en unos 900 millones de dólares.

Los restaurantes, cines, otros lugares de entretenimiento y algunas tiendas minoristas fueron los más afectados, pero en general, el impacto podría no representar grandes pérdidas, dijo Chris Christopher, un macroeconomista en la empresa de datos IHS Global Insight.

Muchos negocios tuvieron ingresos extra o al menos lograron ventas poco tiempo antes de la tormenta, debido a que las personas acumularon reservas de alimentos, gasolina, alcohol, palas y otros objetos, dijo Christopher.

Aún no existen datos del impacto en el transporte aéreo, pero analistas consideran que podría ser también de cientos de millones de dólares.

En apenas tres días hubo más de 10.000 cancelaciones de vuelos y miles de retrasos que se traducen en horas extras a pilotos, personal a bordo, empleados de mantenimiento, entre otros.

Muchas de las personas que quedaron varadas en los aeropuertos, sin poder viajar a donde deseaban, tomarán los reembolsos y no los utilizarán hasta otra oportunidad.

Mak Zandi, economista en jefe en Moody’s Analytics, resaltó que las aerolíneas y otros servicios de transporte perdieron dinero, pese a que prevén al menos un gran temporal en cada invierno.

La tormenta, que comenzó entre semana y se recrudeció el fin de semana, dañó la economía de regiones que producen más de 16.000 millones de dólares diarios.

En la lupa Southwest Airlines

Bajo investigación se encuentra la aerolínea Southwest, con un récord de cancelaciones superior al 60% del total de todas las compañías aéreas.

Aún se desconocen las causas de esas altas cifras que dejaron en tierra a decenas de miles de viajeros, en comparación con el resto de las aerolíneas.

El secretario de Transporte, Pete Buttigieg, dijo que examinaría de cerca lo sucedido. «Si bien entendemos que es imposible controlar el clima, aquí se ha cruzado supuestamente la línea entre una situación incontrolable y algo que es responsabilidad directa de la empresa», declaró a la cadena NBC.

El vicepresidente del sindicato de pilotos de Southwest, Mike Santoro, expresó su frustración y explicó que la compañía había padecido durante mucho tiempo un sistema informático «en gran medida obsoleto», lo que complicaba la organización de los vuelos.

«Estamos cansados de disculparnos en nombre de Southwest», dijo, y pidió a la empresa que invierta en la actualización de su sistema.

«Esta es la interrupción más grande de vuelos que he visto en mis 16 años con la empresa (…). Es vergonzoso», afirmó.

Las cuatro aerolíneas principales en EEUU, que operan más del 80% del tráfico aéreo nacional, reanudaron de forma parcial sus servicios el domingo 25 de diciembre en la noche.

Las expectativas para 2023

Las aerolíneas en el resto del mundo esperan cerrar 2022 con pérdidas netas de 6.900 millones de dólares, mientras que para 2023 se espera dejar los números rojos con ganancias netas de unos 5.000 millones de dólares, aún muy lejos de los 26.400 millones de ganancias obtenidas en 2019, según el informe presentado durante el IATA Global Media Days, evento en el que la organización cita a medios de todo el mundo para compartir el estado de la industria aerocomercial.

Es muy probable, afirman expertos, que a pesar de las afectaciones causadas por la potente tormenta casi todas las aerolíneas estadounidenses abandonarán el terreno negativo en 2022, luego de dos años.

Sin embargo, la situación podría cambiar nuevamente en 2023 cuando la mayoría de los analistas pronostica un deterioro más acentuado de la economía estadounidense y del consumo en los próximos 12 meses.

La tasa referencial federal en 4.25%-4.50% y casi 24 meses de la mayor escalada de precios en las últimas cinco décadas no presagian un futuro cercano alentador, menos cuando la Reserva Federal confirmó su intención de llevar las tasas de interés casi al 6%. Y ante la fuerte desaceleración pronosticada, resulta muy probable que las aerolíneas tampoco puedan escapar.

Por Leonardo Morales

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *