lunes, junio 27, 2022
Home > Cuba > El Panda, el carro y la jabita: después de Fidel, Cuba continúa su ‘política de estímulo’

El Panda, el carro y la jabita: después de Fidel, Cuba continúa su ‘política de estímulo’

Desde hace varias décadas en Cuba funciona un complejo sistema de “estímulos”, otorgados por méritos, que consiste en la entrega de algún bien material como reconocimiento por algún desempeño.

Abel Fernández

Desde que se implementó la “política de estímulo”, diseñada por el ya fallecido mandatario Fidel Castro, los cubanos han sido estimulados con objetos tan disímiles como un televisor chino marca Panda, una “jabita” (bolsa de plástico con artículos de primera necesidad), un estipendio en pesos convertibles conocido como “la estimulación”, y hasta un automóvil o una casa.

El viernes, un total de 20 atletas, entrenadores y glorias del deporte cubano recibieron un automóvil “como parte de la política de estímulo”, informaron varios medios estatales de la isla.

Entre los seleccionados están varios titulares olímpicos y panamericanos, entre ellos los boxeadores medallistas de oro de Río 2016 Arlen López y Julio César de la Cruz y el luchador Ismael Borrero, quien ganó la primera presea dorada en esa cita. Además de sus méritos deportivos, los atletas fueron elegidos por ser “protagonistas de una conducta ejemplar”, según los reportes.

En la nota oficial publicada por el Instituto Cubano de Deportes, Educación Física y Recreación (INDER) no se especifica la marca o el año de los vehículos “asignados por la dirección del país”, aunque en una fotografía del evento se observa un parque de autos relativamente modernos.

Desde su llegada al poder, Castro eliminó el deporte profesional e instauró el llamado deporte revolucionario, que prometía garantizar el retiro de los atletas y estimular a los campeones.

Sin embargo, durante años decenas de deportistas cubanos han abandonado la selección en competencias internacionales o se han marchado del país, debido principalmente a los bajos salarios.

Buscando mejorar los salarios de los atletas y después que varios reportes mostraran las malas condiciones en que vivían algunos campeones olvidados, a finales del 2013 Cuba rediseñó su sistema de salarios y estímulos para deportistas. A pesar de un aumento del presupuesto de salarios y estímulos de 14 millones a casi 76 millones de pesos, los campeones de béisbol, por ejemplo, recibían premios que oscilaban entre 1,000 y 5,000 pesos (aproximadamente entre 40 y 200 dólares).

Pero las medidas no han logrado detener el flujo de deportistas cubanos hacia otros países, donde con frecuencia sobresalen en certámenes internacionales. En las olimpiadas pasadas, 18 atletas cubanos compitieron —y obtuvieron medallas— bajo otras banderas. Los peloteros cubanos con frecuencia firman jugosos contratos en las Ligas Mayores estadounidenses.

La entrega de autos como estímulos no son exclusivas de los deportistas. Cuba también entrega automóviles a algunos profesionales de la salud, y otros que trabajan en las llamadas misiones internacionales reciben una carta de autorización especial para comprar un auto a precios especiales.

El gobierno eliminó a finales del 2013 las restricciones que requerían permisos especiales para comprar automóviles modernos, pero controla la venta de los mismos, que comercializa a precios astronómicos. Previamente los cubanos solamente podían comprar y vender vehículos anteriores a 1959.

Debido a la carencia de vehículos, los automóviles alcanzan precios exorbitantes, con frecuencia casi 10 veces su valor en Estados Unidos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.