domingo, julio 25, 2021
Home > Artículo semanal > Madrid, la hecatombe de la izquierda

Madrid, la hecatombe de la izquierda

Madrid, la hecatombe de la izquierda

Tras una agitada campaña electoral imprevista, en la que llovieron fuertes acusaciones, el centro derecha obtuvo más puntos porcentuales y escaños que las tres agrupaciones de izquierda juntas

Contrario a lo que unos creían, el llamado a elecciones anticipadas en la Comunidad de Madrid (CM), en España, sirvió para fortalecer la posición del centro derecha en el gobierno regional y salir de Pablo Iglesias, que anunció su salida “de la política” tras la hecatombe que sufrió.

El Partido Popular (PP), personificado en la capital española por la presidenta de CM, Isabel Díaz Ayuso, obtuvo 44.73% de los votos, 3.7 puntos porcentuales por encima de lo que las tres agrupaciones de izquierda (PSOE, MásMadrid y Unidas Podemos), juntas lograron.

De esta manera, el PP logra duplicar su presencia en la asamblea comunitaria, de 30 a 65 escaños, a solo cuatro de la mayoría absoluta, lo que le permitirá gobernar con solo la abstención de VOX, que obtuvo 9.13%, exactamente 13 escaños.

“Esto vuelve a demostrar que España no es un país de comunistas como dicen por ahí, ni de izquierdas. Digamos que aquí la mayoría de las personas no son militantes, son ‘independientes’, y votan por izquierda o derecha según apreciaciones”, comentó a DIARIO LAS AMÉRICAS el profesor jubilado de Derecho de la Universidad de Lleida, la más antigua de Cataluña, Ferran Espaser.

Iglesias

La apuesta de Pablo Iglesias, al abandonar su posición de tercero en el Gobierno nacional de Pedro Sánchez, para ser protagonista de la vida política madrileña, solo pudo cumplir el objetivo de mantener a Unidas Podemos en la Asamblea de Madrid con 10 asientos, luego de perder 20 en las elecciones de 2015.

“Iglesias soñó con la presidencia de la Comunidad de Madrid”, con casi siete millones de habitantes y el mayor PIB nominal del país, “fuera de la sombra que le significa el matrimonio a conveniencia con el presidente Sánchez. Su exposición, protagonismo, fuera mucho mayor, pero la jugada le salió mal”, definió el académico.

De hecho, algunos sectores de izquierda, sobre todo socialistas, anticiparon que la incursión de Iglesias en las elecciones madrileñas movilizase al electorado conservador con mayor intensidad que al progresista. Y aparentemente, así fue.

“Soy un chivo expiatorio que moviliza los afectos más oscuros y más contrarios a la democracia, y es evidente que, a día de hoy, no contribuyo a sumar.”, aseguró, con ese tono característico que lo hace creíble.

Por ello, tal vez frustrado, Iglesias, otra vez por sorpresa, optó por anunciar su dimisión de cargos políticos.

“Y cuando los resultados son los que son, uno tiene que tomar decisiones. Dejo todos mis cargos. No puedo ser un tapón para la renovación de liderazgo que necesita nuestro partido”, añadió.

El bloque de izquierda queda así muy debilitado, a pesar de una participación por encima del 70%, en unas elecciones en las que el peor resultado lo obtuvo Ciudadanos, que no logró el 5% necesario para tener representación en la cámara madrileña.

Ayuso

La ganadora del gran certamen, Ayuso, celebró en las calles de Madrid, frente a miles de seguidores, que «la libertad ha triunfado nuevamente en Madrid», flanqueada por Pablo Casado, el actual presidente del PP y jefe de la oposición a Sánchez en el Congreso de la nación.

«España es otra cosa, señor Sánchez. España empieza en Madrid. Cuando decimos que Madrid es España es porque aquí viene lo mejor de cada rincón a vivir en paz y en libertad», expresó Ayuso, visiblemente emocionada, desde el balcón instalado en la sede del PP.

En efecto, durante los dos años de gobierno, tanto Sánchez como Ayuso han tenido fuertes encontronazos, sobre todo tras el inicio de la pandemia de coronavirus y la subsiguiente adjudicación de normas sanitarias más rígidas, que la presidenta de CM consideró estaban destinadas a dañar su gestión.

«Han sido los dos años más difíciles que habíamos siquiera imaginado y, sin embargo, jamás la sociedad madrileña y la sociedad española habíamos estado tan unidos. Y vamos a seguir así hacia adelante, con libertad, con concordia y gobernando para todo el mundo y demostrando que las instituciones están para eso», recalcó.

Tal como mencionamos antes, Ayuso solo necesita la abstención de VOX para gobernar, la que ya fue ofrecida por Rocío Monasterio, presidenta de la agrupación en Madrid, lo que le ahorra al PP el peligroso paso de acercarse al lado más conservador de la derecha.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *