viernes, septiembre 25, 2020
Home > Crónicas > Cuba vuelve a imponer restricciones ante repunte de COVID-19

Cuba vuelve a imponer restricciones ante repunte de COVID-19

Al cierre del jueves se confirmaron 54 nuevos casos, 43 de ellos en La Habana, lo que representa la «cifra más elevada» de «los últimos meses» en Cuba

Cuba, que parecía ver la luz al final del túnel en el combate a la COVID-19, debió nuevamente restringir la circulación de vehículos y personas en La Habana, su capital, tras registrar el mayor número de casos diarios en tres meses.

«El día de hoy (viernes), mal, no podemos decir otra cosa», dijo el jefe de Epidemiología del Ministerio de Salud Pública, Francisco Durán, al iniciar su habitual conferencia de prensa para informar sobre la pandemia.

Al cierre del jueves se confirmaron 54 nuevos casos, 43 de ellos en La Habana, lo que representa la «cifra más elevada» de «los últimos meses», dijo Durán. Se trata del mayor número de casos diarios desde el 1 de mayo, cuando se reportaron 74.

El pasado 19 de julio, la isla socialista consiguió reducir los casos diarios a cero, por primera vez desde que comenzó la pandemia en marzo.

Pero inmediatamente después de que inició el desconfinamiento, comenzó un repunte, con una treintena de casos diarios en promedio. Los aeropuertos aún permanecen cerrados.

Las personas que usan máscaras faciales se ven en las calles, como la primera fase para aliviar la cuarentena impuesta para evitar la propagación del nuevo coronavirus comienza, en San José de las Lajas, provincia de Mayabeque, Cuba, el 18 de junio de 2020.

Para controlar este rebrote en la capital cubana, el régimen aprobó el jueves un plan de medidas que restringe la circulación de las personas y el transporte público hasta las 11 de la noche.

También prohíbe el transporte entre La Habana y las vecinas provincias de Matanzas, Artemisa y Mayabeque, y restringe el horario de funcionamiento de bares, restaurantes y centros nocturnos hasta las 9 de la noche.

El plan fue publicado este viernes por los medios estatales.

Al cierre del jueves, Cuba registraba 2.829 casos, de ellos, 88 fallecidos, y 2.429 curados, tras una estrategia que dio resultado: aislar a los contactos de los enfermos, y mantener bajo vigilancia médica a personas consideradas en riesgo.

La Habana, con 168 casos de COVID-19, y la vecina provincia de Mayabeque (114), han sido el último bastión de la enfermedad, casi erradicada en las 13 provincias restantes.

La capital concentra 2,2 millones de los 11,2 millones de habitantes del país.

Según las autoridades, las mayores fuentes de contagio actuales provienen de fiestas y celebraciones religiosas de cultos de origen africano, así como de la concentración nocturna en bares y otros lugares de esparcimiento.

«No tenemos derecho a relajar nuestro comportamiento, no tenemos ningún derecho a disminuir la percepción de riesgo, no hay derecho para descansar en la aplicación de las medidas», dijo el jueves el gobernante Miguel Díaz-Canel.

Por su parte, el primer ministro, Manuel Marrero, advirtió que de no revertirse la actual situación, «no quedará más remedio que pasar (…) del aislamiento físico que estamos pidiendo, al aislamiento social (confinamiento) en el enfrentamiento a la epidemia».

FUENTE: Con información de AFP

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *