viernes, septiembre 25, 2020
Home > Cuba > Cuba compra un barco con petróleo para esquivar sanciones de EEUU

Cuba compra un barco con petróleo para esquivar sanciones de EEUU

El ministro de Transporte, Eduard Rodríguez, ha confirmado que otra empresa ha cancelado un contrato para comprar dos aviones de la aerolínea estatal Cubana de Aviación por miedo a posibles represalias en el marco de la Ley Helms-Burton

El régimen cubano confirmó la compra de un barco cargado de petróleo después de que el propietario del buque se negase a atracar en la isla para no violar las sanciones impuestas por Estados Unidos, dijo el ministro de Transporte, Eduard Rodríguez.

«Hemos tenido que llegar al punto de tener que comprar un barco, que se encuentra en las inmediaciones de nuestras costas, porque el armador se negaba a atracar», explicó Rodríguez a la televisión oficialista y confirmó que se trataba de petróleo ya adquirido por Cuba.

Aunque no aclaró el origen del barco, el ministro apuntó que la isla había adquirido la embarcación con los «limitados» recursos de los que dispone que, según el régimen, se han visto disminuidos por las presiones derivadas del endurecimiento de la política de la Administración de Donald Trump.

Rodríguez confirmó además que otra empresa ha cancelado un contrato para comprar dos aviones de la aerolínea estatal Cubana de Aviación por miedo a posibles represalias en el marco de la Ley Helms-Burton, que abre la puerta a denuncias contra empresas extranjeras con contratos con el régimen.

De acuerdo con un reporte publicado por Diario de Cuba, el ministro de Transporte dedicó la mayor parte de su comparecencia televisiva a intentar justificar los perjuicios que ha ocasionado el embargo aplicado por Washington y muy especialmente la Helms-Burton, cuyos títulos III y IV fueron activados por el presidente Trump.

En 2019 «se cancelaron los cruceros, se limitaron los vuelos desde los Estados Unidos hacia las provincias cubanas. Este último tema nos genera mayor congestión en la terminal aérea de La Habana y un mayor tráfico interno por carretera en el país», aseguró.

Además, dijo que la actual Administración de EEUU habría reducido al 10% –antes se admitía hasta un 25 %, detalló– el máximo de componentes estadounidenses de un equipo para que pueda ser adquirido por empresas cubanas.

Rodríguez Dávila usó las prohibiciones de los viajes de cruceros a la Isla, que eran una «fuente de trabajo» para las instalaciones portuarias y de «ingresos en divisas para las aspiraciones de desarrollo del sector», para justificar la crisis del transporte en Cuba.

También, mencionó la prohibición de los vuelos comerciales y de compañías chárter a todas las provincias cubanas excepto a La Habana, una medida que habría empeorado la «compleja realidad» del transporte en la Isla.

FUENTE: Con información de Europa Press y Diario de Cuba

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *