viernes, septiembre 25, 2020
Home > Crónicas > A 118 años de la independencia de Cuba, perdura la consagración de la nación

A 118 años de la independencia de Cuba, perdura la consagración de la nación

A 118 años de la independencia de Cuba, perdura la consagración de la nación

La fecha del 20 de mayo de 1902 sobrepasa la importancia del suceso histórico en Cuba, incluso la transición de territorio ocupado a país independiente: significa el paso hacia el desarrollo socioeconómico, cultural y político

Por JESÚS HERNÁNDEZ

Resumir la historia en pocas palabras es cuando menos tarea imposible, pero sí podemos resaltar cómo la nacionalidad cubana comenzó a gestarse muchos antes de la llegada de Cristóbal Colón a la isla de Cuba en 1492 y fue más tarde consagrada con el hecho de la independencia el 20 de mayo de 1902.

Pero antes que la bandera de la estrella solitaria fuera izada por primera vez en el antiguo palacio de los Capitanes Generales, en La Habana, donde rigieron 65 capitanes generales para el Reino de España, transcurrieron cuatro siglos de explotación colonial, españolización de la isla, esclavismo y una guerra de liberación que tuvo su grito inicial en la voz de Carlos Manuel de Céspedes, nieto de españoles. Fue una ardua batalla que tuvo a muchos seguidores, tan bravos como Antonio Maceo y magistrales como José Martí.

Tras la entrada, aún inexplicable, de las tropas estadounidenses en el escenario bélico en Cuba y la posterior ocupación militar de la isla en 1898, los cubanos lograron alcanzar un acuerdo con los vecinos del norte para declarar la deseada autonomía.

De hecho, no fueron pocos los que trataron de influir en las decisiones del Congreso estadounidense para que Cuba fuese territorio de Estados Unidos. Sin embargo, venció la cordura cuando el entonces presidente estadounidense William McKinley firmó la Resolución Conjunta que declaró “…el pueblo de la isla de Cuba es y de derecho debe ser libre e independiente”.

Fecha venerada

Aseguran los historiadores que la fecha escogida fue el 20 de mayo por ser el día posterior al 19, cuando se conmemora la muerte en combate de Martí, el apóstol de la Independencia.

Ya no hay testigos del que muchos aseguraron fue un hermoso mediodía, cuando el 20 de mayo de 1902 el primer presidente elegido, Tomás Estrada Palma, tomó posesión de la Presidencia, rodeado de precursores de la independencia, entre los que estaban el generalísimo Máximo Gómez.

“Al señalar los relojes las 12 de la noche, anunciando el 20 de mayo”, recogió el historiador Juan Martín Leiseca, “repicaron las campanas, el pueblo llenó las calles y atronaron el espacio estampidos de cohetes y gritos de entusiasmo y gloria. ¡Era el día de la libertad!”.

Identidad

Entonces la nación comenzó el largo periplo por dejar atrás las huellas del colonialismo y avanzar hacia el desarrollo socioeconómico y político, aunque llevara a cuestas la orden de la Enmienda Platt que establecía la creación de “estaciones navales estadounidenses en ciertos puntos determinados”

Como planteó el analista Martín Rodrigo y Alharilla: “En la demarcación de los límites de la identidad cubana, en la elección de tradiciones y valores culturales hispanos se establecieron las fronteras respecto a los otros frente a los que Cuba tenía que definirse y defenderse, España, por un lado, y Estados Unidos, por otro, que ejercía una poderosa atracción intelectual y política para algunos intelectuales de la isla”.

De hecho, muchos plantean que el 20 de mayo de 1902 sobrepasó la importancia del suceso histórico, incluso la transición de territorio ocupado a país independiente.

Con muy pocos recursos a cuestas, salvo el sudor de los campos y la habilidad comercial, Cuba logró avanzar hasta posicionarse entre los países más prósperos entonces con desarrollo urbanístico, expansión artística, literaria, industrial y mercantil.

Caldo de cultivo

Entretanto, la política nacional continuó siendo agitada. Mientras obreros, campesinos, estudiantes e intelectuales planteaban sus inquietudes y el país los asumía paulatinamente, otra parte de la sociedad gobernante cubana vivía a espaldas de la realidad, sin preocuparse por el caldo de cultivo que se preparaba.

De esta manera, la sucesión de gobiernos constitucionales en Cuba, alternados con golpes militares, alcanzó el clímax detonante en los años 1950, cuando Fulgencio Batista asumió el poder por la fuerza, tras haber sido presidente constitucional de 1940 a 1944.

El nuevo régimen político endureció las reglas contra la disidencia, motivada por la fuerte corrupción existente y el populismo desenfrenado de un grupo de revolucionarios, dirigidos en parte por el entonces abogado Fidel Castro.

Derrocado Batista, los llamados revolucionarios tomaron el poder en medio de un fuerte apoyo popular, que más tarde sucumbió al autoritarismo.

Mientras tanto, el caldo de cultivo comenzaba a dar sus primeros frutos: la nacionalización de empresas, la expropiación de bienes y la institucionalización de la educación y la política, bajo los parámetros del Estado, que tuvo como única ideología el marxismo leninismo.

El significado del triunfo de la nación, el 20 de mayo de 1902, fue borrado de los libros de historia y en su lugar se proclamó el golpe militar en forma de revolución, que despojó a la sociedad cubana de poder legislativo y estado de Derecho.

Desde entonces, perdura la existencia de un único partido político, la falta de libertades civiles y la ausencia de los medios de comunicación independientes o privados. Mientras tanto, sucedía una retahíla de penosos episodios que castigaron a miles de cubanos con el fusilamiento, expropiaron a otros miles e impulsaron a casi dos millones a emigrar por diversas vías.

Y todo esto sucedió mientras medio mundo o más no escuchaba ni veía. “Sin aire, la tierra muere. Sin libertad, como sin aire propio y esencial, nada vive”, dijo José Martí hace algo más de un siglo.

Hoy, lejos de poder mostrarse como país libre y próspero, a 118 años del inicio la República el 20 de mayo de 1902, abunda la pobreza, la censura y el totalitarismo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *